“Juegos del alma”. Arturo Prins

 

Arturo Prins, Los juegos del alma

De adulto tuve un sueño. Me encontraba en una habitación de un Palacio Chino. Era un sitio irrepetible, el salón de juegos de un niño. Y por ello os quiero llevar a este lugar mágico, cálido, donde viven las posibilidades. Quiero llevaros al espacio del alma, una semilla de donde nacen todas las cosas y se esconden todas las oportunidades de jugar, acertar, o perder. Es un sitio electrizante. Allí habitan todos los deseos, aspiraciones, empeños; Palacio de fantasías. Es un lugar sin tiempo, existe un presente radiante. Lo que vive en esta habitación son los juegos de la vida, los juguetes del alma. Cuentos de la memoria, pertenencias secretas de la vida, su historia y contenido, un palacio de los Inicios. Memorias de colores, fascículos de fragancias, relojes de amor, arquitecturas de juguetes, fuentes dibujadas con agua-diamante, carros de luz, inventos abstractos, banderines arco iris, faros de entusiasmos, palabras de poder, ruedas de fuego, naves de diamante, pensamientos dibujados, nacimiento de estrellas, archivos de éter, esencias de la inteligencia. Cuidado! Hay tanto concentrado que, será inevitable, os vais a marear.

En Juegos del alma, toda mi obra estará envuelta en papel de regalo. En la inauguración quisiera que los espectadores tomen parte activa jugando a montar mis obras y construyan una biblioteca visual. Que el espacio se convierta en una selva colorida, una habitación abstracta y figurada. A la hora indicada todos podréis abrir una obra… y jugar; elegir la pared donde cada uno crea mejor para colgarla y abrir una ventana en la selva de papel. No es necesario consultarlo conmigo. Entre todos montaremos la exposición e inventaremos los Juegos del Alma. Una música compuesta especialmente para esta ocasión por Santiago Talavera, avivará y excitará este encuentro.  Todos podrán disponer de martillos y clavos para montar dibujos, pinturas y fotografías como crean más conveniente. Espero que juguéis fuerte y os divirtáis!

Cada obra tiene una historia y un origen. Cada una llevará la reseña detallada, y su leyenda. Por qué el alma escogió jugar con esa o aquella forma, por qué se enamoró u obcecó con otras. Los cuentos de mi Alma, almacenados en este palacio de visiones. Regalos visuales, inciertos en algunos casos, seguros en otros… todos en la protección de un cálido lugar donde el alma aprende jugando, donde acierta y se equivoca, donde el corazón trabaja con paciencia y cuidado hasta saber lo que debe y puede crear…

Los Juegos del Alma actúan estimulando la creatividad del espectador que participará en la inauguración montando la obra del artista. Los cuadros estarán envueltos y ocultos porque toda obra esconde un misterio que el espectador desvela lentamente. Entendiéndola y ubicándola en un espacio complejo, vinculándose con el resto de los presentes. Abrir un cuadro o destaparlo es un símbolo de acercamiento al arte, de búsqueda y de encuentro directo entre la obra y el que la contempla. Los museos, nos impiden tocar las obras, acercarnos demasiado. Un tabú innecesario. Pretendo que el cuadro se convierta en un objeto delicado en manos de los que asisten a este encuentro. Que ellos toquen, huelan y descubran una pintura, un dibujo y la monten sobre una pared; un diálogo directo y comprometido con la obra.

El papel de regalo representa el obsequio, la sorpresa, el entusiasmo de que algo nos espera y nos va gustar. Elijo este  papel como mi interpretación personal de palacios y monasterios chino-tibetanos. Forrar por completo el interior de una galería es lo que más me acerca al colorido, el barroquismo, y la saturación que impera en la decoración de interiores de estos templos y arquitecturas. En ellos rebosan los sentidos, con inciensos, sonidos y cantos, aromas y perfumes pero sobre todo la vista, plagando sus espacios de lienzos, telas, pinturas murales, oraciones en rollos, instrumentos musicales, escritos y esculturas. Intento alejarme  deliberadamente de las referencias religiosas. Con el papel de regalo sintetizo visualmente el sueño que inspiró en mí, Juegos del Alma; el aposento de un palacio Chino, un lugar pleno, de dibujos pintados, follajes, filigranas, paredes de flores, planos de geometrías y objetos maravillosos, los cuales  muchos de ellos se recrean en las fantasías de mis pinturas y dibujos.

Los Juegos del Alma no difieren de los juegos de la vida. Entiendo que cuando canto, mi alma canta, cuando pienso, mi alma piensa, que cuando amo, ella también lo hace. Que trabajar, ganar, perder, disfrutar, crecer, manifestarnos y morir es parte de un gigantesco juego; que utilizamos el juego como elemento de aprendizaje. Redescubrimos el universo, como los niños, que al construir un edificio con un lego o pintándose como una mujer, aprenden a entender el mundo de los adultos, a revelarlo. Mientras el juego exista, disfrutaremos y sufriremos el espectáculo de la vida. Todo girará constantemente, como una rueda, donde el alma jugará en ella aprendiendo a reconocerse y saber quién Es y a que ha venido.

Mi trabajo se entiende a partir  múltiples registros visuales. Existe la variedad que nace de una curiosidad exagerada por abrir puertas cerradas y descubrir nuevas formas de pintar, una ausencia de compromiso con el estilo, añadiendo una necesidad muy clara de trasladar mi vida a las obras: mis esperanzas, mis búsquedas, el enamoramiento, mis juegos, frustraciones y caprichos. Estos contrastes construyen esta habitación o Alma de mis creaciones, su álbum particular.

Lógicamente el montaje que haremos entre todos puede terminar de forma caótica, mediocre o brillante; depende esencialmente de nuestra capacidad de aceptar ‘Los Otros’ y de jugar con ellos, como así también de encajar las diferencias estéticas de mis obras. Aprendo jugando con otros, porque me educo a convivir, porque convivo con las diferencias que habitan en mí, deseo descubrir y comprender a los demás. Porque hay unas reglas del juego, que hablan del diálogo entre espectadores y artistas, de lo contrario, jugaremos solos, y… ¿quién se divierte jugando sólo?

La galería se convertirá en el espacio donde aparecen mis sueños, las imágenes que han constituido mi idea de la búsqueda, de la inmensidad del futuro, lo que queda por ganar, meditaciones y sueños apuntados en diarios, luces y sombras. Juegos del alma, juegos de la vida. Un puente hacia abajo, hacia arriba: un reflejo de la habitación de mi corazón. Un retrato de ese cuarto mágico en el que quisiera refugiarme y reposar, bálsamo contra el tiempo y el dolor. El lugar desde Uno, donde me Elijo, y me Diseño. Un auténtico salón de juegos vitales. Un pequeño palacio que guarda como una biblioteca visual, mi visión del universo.

En mis inauguraciones siempre he creído en la importancia de la música, por ello encargué a Santiago Talavera, un joven y muy prometedor compositor, una pieza para Juegos Del Alma, que llevará el mismo nombre de la exposición y tendrá una duración aproximada de 20 minutos. Esta obra musical pretende estimular y incitar el encuentro en esta asamblea de espectadores y artistas, donde el montaje construye el alma grupal. Es un reflejo de lo que ocurre en el montaje, una música que encierra diversas melodías o compartimentos muy diferenciados dentro de ella. Una música positiva, cálida, profunda, banal, divertida, tribal, religiosa y sobre todo una música que busca encontrar y llevarse sonidos nuevos; invocar el Alma. Se podrá escucharla en la galería a lo largo del mes como así también adquirirse un CD de este tema grabado.

Las leyendas de los cuadros sólo se escriben en los grandes museos. En Juegos del Alma, quiero hacer público la intimidad de mis pinturas, enseñar la razón de cada una y la impresión del estado en que me encontraba al realizarlas. Leyendas, que cada espectador al desenvolver el cuadro, podrá leer y colocar a su lado. Es una forma de añadiros mucha información sobre la obra, y de su proceso creativo, y sus vínculos con mi vida real.

Este es nuestro espacio de recreo, y allí puede ocurrir de todo, lo humano y lo maldito… el montaje final es vuestro y su resultado se podrá ver a lo largo del mes de exposición. Por eso quiero que sintáis que volvemos a la infancia, en donde todos jugábamos juntos y cada uno asumía su juego con ganas, con interés, volcándose por completo en su papel, construyendo su imaginación, creyendo en ella, en definitiva descubriendo nuestro pequeño gran mundo.

Todas estas pinturas simbolizan los momentos de mis últimos tres años de forma desigual. Recrean mis pensamientos y emociones. Son pinturas de un lugar cercano y lejano, que encienden mi entusiasmo en cada nuevo viaje, al descubrir al hijo de cada imagen. Una sorpresa, de concebir que el arte puede construir un mundo más agraciado, más cálido, profundo, cercano y generoso. Por ello quiero que lo hagamos juntos, no importa el resultado sino la certeza de que es con vosotros.

Un acercamiento a todos aquellos que tienen el poder de conmover el alma y el espíritu, de crear un campo de ideas.

 

 Arturo Prins.
Juegos del Alma- Abril 2005

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s