“Pequeño apocalipsis” Ruth Quirce

Ruth Quirce

Un pequeño lugar sagrado desde donde el hombre puede mirar, un espacio propio, fuerte, inalterable desde dónde observar ese espacio lleno de cosas que no comprende. El hombre y su lugar; mientras tanto la vida está llena de pequeños apocalipsis.

“…Y el individuo se libera al dar a ver lo que ve” “A su alrededor no hay un “espacio vital”, libre, en cuyo vacío puede moverse, sino todo lo contrario. Lo que le rodea está lleno. Lleno y no sabe de qué. Más podría no necesitar saber de qué está lleno eso que le rodea. Y si lo necesita es porque se siente extraño. No se lo pregunta tampoco; hasta llegar el momento en que pueda preguntar por lo que le rodea, aún le queda largo camino por recorrer; pues la realidad le desborda, le sobrepasa y no le basta. No es realidad, es visión lo que le falta”. “Pero todo atestigua que la vida humana ha sentido siempre estar “ante algo, bajo algo, más bien. En principio era el delirio; quiere decir que el hombre se sentía mirado sin ver. […] Y así, el mismo que aún no puede mirarse, se mira desde lo que le rodea”.Max Scheler, en El puesto del hombre en el cosmos describe la situación del hombre como la de alguien que no tiene un espacio propio, un medio, una casa.  Mª Zambrano “El hombre y lo divino”.

Esta especie de montaña, pirámide o zigurat que aparece en mis cuadros no es otra cosa que el punto de vista del observador que lo mira todo desde su propio espacio quieto y resguardado. Un pequeño espacio “salvador” que al igual que en mi otra exposición el sol, lo mira todo desde un acierta distancia y soledad. Este espacio es una fuente de energía vibrante (divinización y claridad), “luz como atmósfera, como medio declarante dónde la realidad aparece”

Ruth Quirce
Marzo de 2006

Pequeño Apocalipsis es el título bajo el que Ruth Quirce (Madrid, 1974) presenta su segunda individual en Blanca Soto Arte.

En esta ocasión su obra gira en torno a la idea de caos, un “pequeño apocalisis”que evoca esos momentos de fragilidad, esos pequeños límites, explosiones, que desequilibran una situación de calma;  en definitiva, pequeños brotes de caos que perturban la aparente tranquilidad de todas las cosas.

Ruth parte de su propia sensación de elemento quieto, y desde su posición inmóvil, ella misma es espectadora de todo lo que sucede a su alrededor. Todo lo que la circunda se mueve, gira; tanto lo más inmediato como lo más remoto, más allá de los límites del Universo.  En palabras de la propia artista: “yo hablo desde mi propio espacio, quieto, regulado y resguardado. Un pequeño espacio “salvador” que, al igual que antes el so1, lo mira todo desde una cierta distancia”

Pequeño Apocalipsis presenta pinturas donde la geometría aporta al mismo tiempo, estabilidad y desorden , con planos, líneas  y elementos energéticos, de robusta apariencia metálica como esa montaña / pirámide / zigurat que actúa como una fuente de energía, “luz como atmósfera, como medio declarante donde las cosas, la realidad aparece.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s