“Thewelcome”. José Luis Serzo

THEWELCOME: adj.s. m-f, pl-sing. ser-personaje escurridizo, polimórfico, simultáneo y expansivo, inequívocamente bienvenido. Difícil de ubicar y determinar en un lugar o fecha, número y género; que aparece allí donde es necesario e inesperado. Tiene la capacidad de transmutar lo negativo en positivo, y por lo tanto resulta decisivo en la vida de quien lo experimenta. // 2. Conjunto de circunstancias u obsequios que impregnan nuestro mundo para mejorarlo de una manera sorprendente y no siempre comprendida de inmediato. // 3. Momento TheWelcome. // expr.fam. Dícese de un instante en el cual se llega a una comprensión, total, concreta o incluso a la misma iluminación. Momento decisivo, revelador. // 4. Cronol. Era TheWelcome. // Expresión para definir una etapa en la humanidad o en la vida de un ser humano donde prevalece el equilibrio, la belleza, la armonía, la evolución espiritual y la sabiduría terrenal.//¡Es un thewelcome! Expresión    que define a una persona que aporta alegría, belleza, sabiduría y armonía a la vida de los demás. // ¡Estoy como un thewelcome! // expr. Fam. Que se usa para definir un estado de equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu.

Sobre la realidad de lo fantástico y lo fantástico de la realidad. Notas a vuela pluma sobre la intención de Thewelcome.
Desde hace tiempo intento proponer otros caminos a través de la metáfora. Mi propósito creativo se ocupa de construir un universo paralelo verosímil en sí mismo, rebosante de símbolos y significados, que encuentre soluciones a los problemas de éste otro lado.
Lo fantástico se esconde en el reverso de lo aparente, y cada cierto tiempo, se muestra ante nuestros ojos para recordarnos que también formamos parte de esa existencia a la que algunos (recordemos a Platón) bautizaron como “alma del mundo”. Somos parte de aquel “omuchas veces a lo largo de nuestra vida.
Lo fantástico, pues, aparece cuando tenemos la capacidad de ver el lado maravilloso de la existencia.
A lo largo de la historia de la humanidad han existido seres reales y fantásticos (sabios, héroes, superhéroes, pensadores, dioses, misioneros, seres ascendidos, revolucionarios, iluminados, incluso políticos!) que han manifestado de forma física y simbólica muchos sueños o ideales colectivos.
Seres necesarios que han ayudado a la humanidad a dar un paso más en su evolución. El mundo siempre requiere de estos personajes, que liberan y purgan la presión provocada por la inconsciencia colectiva y/o masificada.
Hoy en día estos personajes siguen siendo necesarios, más que nunca diría yo, justamente cuando quizá exista un mayor rechazo o incredulidad hacia los mismos. El descrédito de las utopías e ideales viene justificado por fracasos repetidos de algunos líderes que, partiendo en ocasiones de una buena idea, fueron cegados por el ansia de poder y la mala utilización del mismo.
El planeta tierra y toda la humanidad viven momentos de desequilibrio y cambio, de crisis. Muchísimas teorías, estudios y profecías explican estos hechos actuales, de diferentes modos, pero diciendo prácticamente lo mismo.
Vivimos momentos difíciles. Eso es, a estas alturas, algo evidente.
En un dibujo mío de hace años, redescubrí en un tercer plano de la escena un personaje sin rostro; vestía una chaqueta a cuadros blancos y negros y estaba situado al final de un camino proveniente de las montañas.
Tal personaje parecía observar la escena principal desde el silencio.
Sobre su cabeza, una afirmación rodeaba su aura donde podía leerse: “I AM THEWELCOME”.
Desde hace unos años, estoy trabajando en la persecución inevitable de ese personaje al que he bautizado THEWELCOME (el/la/lo/las bienvenido/a/os/as).
Un ser (objeto o momento) algo escurridizo, polimórfico, ecléctico, atemporal, esperado, necesario, sorprendente, bueno, transmutador, reparador, expansivo, sanador, nutritivo, empático, mágico…y un largo etc.
Quiero acercarme a ese personaje (momento u objeto) portador de ese “buen rollo”, por utilizar una expresión coloquial. Un ser que produzca la misma sensación de alivio que una ventana al exterior, que trae aire fresco y luz a un sitio oscuro y cerrado.
Un ser aglutinante de partículas positivas y constructivas, un ser inequívoco de bondad y unión, de crecimiento, de expansión y conciencia.
Por eso, en este trabajo, existe una sección de colaboración abierta donde un número aleatorio de gente, envía una carta describiendo su Thewelcome más personal y auténtico; pues creo que este personaje, entre otras cosas, debe aspirar a configurar la suma de todos nuestros mejores deseos.
Soy consciente de que llegar a tal fin es (por ahora) “prácticamente” imposible. Es así como, de momento, trabajo en esta suerte de gabinete de las maravillas, donde todas las obras que la componen operan cual satélites circundantes en este “Planeta-Sol”.
Intento utilizar la ventana o el espejo del arte para reflejar y mostrar nuestra mejor parte.
Defiendo la imaginación consciente y responsable como motor revolucionario para provocar futuras y mejores realidades.
(Pues no olvidemos que todo lo que ahora tenemos y vivimos lo hemos imaginado anteriormente).
Thewelcome surge vigorosamente como contraposición ante tanto cinismo recalcitrante e inteligencia frustrada. Creo que todos venimos a ser “felices” a este mundo (entendiendo la palabra “felicidad” como resultado de un proceso donde el alma encuentra su sitio). La inteligencia, por tanto, es una herramienta para encontrarnos a nosotros mismos, crecer y realizarnos expansivamente, llegar a ser lo que realmente somos.
Con mi trabajo busco esa realización del espíritu. Con amor, humor, exigencia, cierto ilusionismo y algo de alquimia.
Thewelcome tiene, potencialmente, la capacidad de solucionar viejos sistemas errados y enquistados con la fuerza intrínseca de lo nuevo.
Soy consciente de la dualidad a la que pertenece/mos, de que en este paradigma no hay luz sin sombras, frio sin calor, bueno sin malo, pero también creo se necesitan propuestas que trabajen con fuerza en la parte más positiva y luminosa de esta historia. Sobre todo en el mundo del arte contemporáneo, rebosante de proyectos autorreferenciales, herméticos, elitistas, cuando no morbosos, vacuos, frívolos y con una pérdida de norte considerable.
Creo que cualquier disciplina expresiva, debería utilizar el lenguaje para la unión y el abrazo entre autor y espectador, más allá de la condición de éste último y no al contrario, que es como suele ocurrir. El lenguaje, en demasiadas ocasiones, se nos muestra como una ladrillo indescifrable que nos separa precisamente del sentido o trasfondo de la obra.
Abogo por un lenguaje del corazón, que es el verdadero aglutinante universal. Quizá “la cultura” naciera con esa intención, pero a la vista está que en infinidad de ocasiones nos ha separado alarmantemente. Tendríamos que reflexionar sobre ello.
Dicen que en la variedad está el gusto, y que para gustos, los colores. Yo podría decir que, con Thewelcome y todas mis otras series, estoy apostando por el blanco: la suma de todos los colores luz.

José Luis Serzo. Madrid 2005-2009

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s